martes, 12 de junio de 2012

La primera vez

Leyendo un blog que estoy enganchada literalmente "esto es para una que lo quiere así", me ha recordado a la primera vez que vi al que será Alejandro en pocos meses; a mi bebe.
El momento de saber que estábamos embarazados, fue para mi gracioso y no del todo por sorpresa porque yo ya notaba que mi cuerpo habia cambiado, que parecía que iba a ser la regla... pero no.. aquéllo no era igual, así que un día despues de la falta me hice el test con los nervios a flor de piel y las dos maravillosas rallitas rosas (joder es que rosas tenían que ser, no podían sera azules y así evitarte un disgusto posterior? jejejejej).
Hice el test, lo dejé en el baño y sali corriendo a la cama donde el futuro padre seguía con un ojo abierto y otro cerrado, ya que eran las 8 de la mañana de un sábado, yo de los nervios no podía dormir..y me abalancé encima de él para despertarle mejor, aguantamos un minuto... y fuimos juntitos al baño, bueno.. yo primero corriendo y él arrastrandose detrás mía.
Y vimos las dos rayitas, y yo dije "A. ¡¡Esto son dos rayas!" con un tono que él empezó a reirse porque era como en plan "¡no me digas que tú no ves dos rayas que te curto!". Así que así empezó esta andanza..

A las 8 semanas (4 para mi, 7 para el ginecólogo y solo dios sabe realmente qué tiempo tenía ésta criatura porque lo del tema de medir el embarazo tiene telita) fuimos a una clinica privada ya que yo necesitaba corroborar que esto era un embarazo sano, en su sitio, que era solo uno y que en principio iba todo bien.

Así que allá que fuimos.

Como era una clínica que mayoritariamente hacen las 4D, a la recepcionista le costó entender que no quería una 4D, y despues de darme los papeles equivocados, quitármelos, dárme otros, hacernos esperar media hora, al fin pasamos a ver al Doctor.
El doctor, que seres tan extraños son los doctores... éste señor de unos 50 años aprox, delgado, alto, estaba claro que estabamos en su casa, más bien él en la suya y nosotros de visita, pues no se presenta el pavo comiéndose un chupachups de pitufo, azul y blanco, osea se estaba comiendo un pitufo de caramelo con un palo insertado en sus bajos! a mi la imagen me impactó, digo me va a tocar y va a tener las manos llenas o de babas o de azúcar o ambas cosas!! diosss...cada vez que preguntaba algo y tenía que escribirlo en el ordenador venga pitufo a la boca.. rechupeteaba, absorvía se lo sacaba y vuelta a preguntar. A. y yo no podíamos mirarle a la cara... sólo podíamos seguir al pitufo volador que salía y entraba de su boca...son cosas que jamás piensas que te van a pasar con un doctor!

El hombre nos hablaba y nos preguntaban una y otra vez, (1º la de recepción 3 veces, luego él otra más), que a qué habíamos ido, pensé yo que nadie más en toda España ha hecho eso de ir a una clínica para ver si realmente estaba embarazada o no.. pero he visto posteriormente que lo hace la mayoría, se conoce que en esta clínica hemos sido los pioneros!
Total que ya por fin despues de 45 minutos de estar en la clinica de una habitación a otra, nos pasa a la salita con la máquina, me pasa al baño me pongo una bata...
inciso: Es MUY RARO como te sientes desnuda, tumbada, frágil y como diría Jose Mota "y OFRECIDA" con tu pareja sentadita a un lado y un señor de 50 años insertándote con cariño y suavidad un aparato en tus genitales...


Y voilá!! fue ver una bolita tamaño naranja negro y a la derecha ver algo diminuto blanquecino...
"Enhorabuena chicos... ahí está el embarazo"
Yo no veía nada más que eso, algo negro con algo blanquito así a un lado.
"Es un único embarazo, está ubicado en el útero, tiene unas 7 semanas, mide 8,9 mm bla bla bla"


... repito 8,9mm  no llegaba a 1 cm de nada! una pipa, una miga de pan tenía más tamaño que mi futuro bebé... Y...
"Vamos a escuchar el corazón"
PERDÓN?????


"BÚM BÚM BÚM BÚM BÚM..."


A. con la boca desencajada apoyaba la barbilla en el suelo yo creo que ni respiró en 30 segundos y yo....
Llorando cuál madalena, emocionadísima.. era algo que aunque sabía que tenían un prototipo de corazón (ya que me había visto unas 3 veces el documental de National Geographic "en el vientre materno") nunca pensé que se pudiera oír YA.
¿pero qué tamaño tendría esa valvulita? y en cambio con el altavoz sonaba tan fuerte y tan alto que yo, no tuve palabras, las lágrimas salieron de mis ojos mientra sonreía como una boba mirando esa bolita que tenía corazón...
De hecho es que no me lo creía y pensé que era mi corazón el que se oía!! y le pregunte que si era mi corazón o el suyo. Sin pensar claro que lo que tenía dentro de mi cuerpo no estaba precisamente cerca de mi tórax... Y me respondió que si fuera yo me estaría dando un ataque al corazón ya que tenía 180 pulsaciónes.. a mi mi corazón me parecía que fuera a 200 pero si el señor traga pitufos decía que era el bebe pues lo sería.


"glub brurupu"

"Uy se ha movido!, vaya he perdido el sonido del corazón"

¿¿QUE SE MUEVE TAMBIEN??!!!

.....


Después de esto estábamos tan en shock... y con una sonrisa en la cara... y el pesaíto del doctor "¿Tenéis alguna pregunta? y ...¿no tenéis ninguna pregunta??
QUE NO PESAO! que esto es más impactante que ver extraterrestres en el barrio,
¡déjame con mi subidón!

Estábamos anestesiados de adrenalina.


Así que salimos de la clínica en una tarde soleada de marzo y más felices que unas perdices.

5 comentarios:

May dijo...

Yo sigo en shock, jajaja. Y mira ya que estando de cinco lo hemos escuchado y visto unas pocas de veces, pero aún así...es tan emocionante y milagroso...que siempre se sale de la consulta como recién bajada de una nave espacial tras una entrevista con el rey de los extraterrestres.

Pilar dijo...

Este va a ser un embarazo digno de seguir de cerca, me apunto!

De nuevo felicidades

Uma dijo...

que bonito!!!! que recuerdos!! que ganitas de repetir!
Besos

Esther dijo...

Es cierto May, cada vez que vas, sales más flipada que la vez anterior!
gracias Pilar, aqui seguiré contando vivencias.
Uma, ya verás como en breve se repite! y tu ya tienes a tu nena!!!
Besitos

Tita dijo...

No he escuchado nunca jamás, nada tan emocionante como el corazón de mis hijas dentro de mí. ¡Enhorabuena otra vez!