viernes, 14 de diciembre de 2012

Conociendonos

Me he dado cuenta de que utilizar el blog para desahogarse está muy bien, pero puede dar una visión errónea de lo que vives en estos primeros días y semanas con un hijo, el primero, y me gustaría tambien contar la parte bonita.
Es extraño todo lo que te pasa por la cabeza. De repentes eres como un autómata, haces todo lo que tienes que hacer y sin pensar. Cambias pañales, das la teta, biberón, limpias babas, vuelves a cambiar pañales, acunas, cantas y meces como si lo hubieras hecho toda tu vida. Pero por otro lado no te da tiempo a pensar en tus sentimientos. Está claro que quieres a esa personita, pero es un amor que va creciendo, más que amor es protección, es un sentimiento de angustia si le pasa algo y de "esto hay que sacarlo adelante cueste lo que cueste!".
Como interactuan apenas, vas conociendo su carácter modo prueba y error. Al mio odian que le mezan en el carro o le zaranden, si llora quiere que le cojan y a ser posible no ahora, sino ayer!, tiene varios tonos de lamentaciones y ya vamos conociendo cuando es gases, cuando hambre y cuando sueño.
Pero desde hace 15 días las sonrisas que antes eran reflejos, ahora son conscientes, las charletas y los ajos, antes eran el preludio de un llanto por hambruna y ahora es más juego y juerga. Y claro ahora es cuando comienza el verdadero amor, la recompensa por haber pasado el peor mes de mi vida (bueno no el peor de todos pero una prueba de vida que nunca pensé sufrir).
Ahora pienso en los días y noches sin salir de mi casa sufriendo por la lactancia, adaptándome a mi nueva vida de no hoy no puedo salir de casa, que el día y la noche se me juntan y han pasado 3 días y no se qué día pasó qué ni dónde ni porque.Y digo pues ha merecido la pena, esto empieza ser divertido, a ver a mi precioso bebe y pensar cómo pudo estar dentro de mi, y salir de mi, haber superado todas las penurias es una cosa que me ha hecho más fuerte. Me ha hecho conocerme mejor y saber que el cuerpo humano, y el de la mujer en concreto, es absolutamente alucinante, lo que puede soportar (y eso que yo no me puedo quejar que mi niño no tiene colicos, las que lo han sufrido esas ya son superwoman) no está escrito en ningún sitio.
En estas dos ultimas semanas he empezado a divertirme, a estar más sosegada y poder sonreír a mi hijo, y hablarle de cosas, de cantarle por gusto y no porque llore, y él me regala sus sonrisas, sus ajos y sus miradas  de amor mientras mama y me acaricia con su manita el pecho. Me como sus piececillos a besos, y le hago cosquillas en las orejas, le pellizco sus mofletes y le doy besos hasta en el cogote.
Y mola.

Todas las penas, dolores y tristezas se van yendo, diluyendo en una nube de olvido, estoy segura que tambien es obra y arte de la naturaleza. Al igual que recuerdo mi parto como algo difuso y fueron 14 horas...los días pasados, la angustia y la soledad, casi casi no hacen ya efecto en mi.
Sigo flipando que yo tenga un hijo, no se, es como si de repente me lo hubieran dejado en la puerta jejeje. Mira que disfruté de mi embarazo, que lo he vivido sin prisas, pero me cuesta acordarme de muchas cosas, y muchas sensaciones, como su movimiento dentro de mi, o mi propio cuerpo.
Ahora estoy tan hecha polvo, con muchas estrias, piel fofa, gorda, que digo joder si estaba mejor embarazada!

Es un provocador, que te mira fijamente hasta que le dices algo, o gruñe si no le estas haciendo monerías, y acto seguido te regala una carcajada o un "OOhhhh" para que le sigas el juego. Le gusta la musica, y sobre todo las chicas; está enamorado de mi matrona, en las clases de postparto le regaló todas las sonrisas y ajos que supo hacer además de no quitarla ojo en más de media hora. Yo mientras muertita de celos! intentando hacerle un masaje y el niño pasando de mi y mirando a la chica.

Una cosa que nos queda por superar es el dormir. Ahora parece que ya ha ido cogiendo el ritmo nocturno pero resulta que me ha salido un charlatan hasta durmiendo. Esta noche se ha podido tirar 8 horas perfectamente dormido (salvo para las tomas aunque seguía medio sopa) y gritando y gimiendo, y carraspeando, porque tenía gasecillos. No llega a llorar, ni si quiera se despierta, pero NO PARA de gimotear y dar verdaderos berridos, que te hacen levantarte pensando que le pasa algo y el tío con los ojos sellados y los brazos espanzurrados en la cuna cual lirón. Ademas de que cuando no son los gases de vez en cuando llora o ríe, porque sueña, y tambien da gritos y gimoteos, osea que habla en sueños cuando no está profundamente dormido. Y eso te destroza los nervios, de hecho ya casi me estoy acostumbrando y me quedo dormida aunque este dando la serenata de puro agotamiento.
Pero como todo supongo que lo iremos superando y él al ir madurando sus tripillas lo irá llevando mejor.

Lo que si que tengo claro, es que soy muy afortunada de tener un hijo tan sano, tan perfecto, otras familias no tienen tanta suerte y realmente es lo único importante. Todos dicen que es muy guapo y ahora super risueño. Pero yo sigo pensando que es un regalo del cielo que mi hijo tenga salud, y que haya nacido tan sanote y tan espabilao. Lo demás no importa...

Besos!

5 comentarios:

May dijo...

Que suerte hemos tenido, eh? Cómo mola que ya estés disfrutando. No te dice todo el mundo que va a ir a más? El amor, las risas, los miedos... A mi me lo repite hasta el perro.
Disfrutaaaa disfruta como lo estas haciendo que cada día es único. Bss

Tita dijo...

Jo tía,

"En estas dos ultimas semanas he empezado a divertirme, a estar más sosegada y poder sonreír a mi hijo, y hablarle de cosas, de cantarle por gusto y no porque llore, y él me regala sus sonrisas, sus ajos y sus miradas de amor mientras mama y me acaricia con su manita el pecho. Me como sus piececillos a besos, y le hago cosquillas en las orejas, le pellizco sus mofletes y le doy besos hasta en el cogote.
Y mola."

Es lo más bonito que he leido últimamente!!!!

El otro día venía disgustada del trabajo, con los agobios, con las cuentas corrientes ufffffff fue pensar en recoger a mis niñas del cole, y se me caía la baba por la sonrisa tonta.

Desde que llegaron a mi vida, no he tenido ni un solo día sin que me hayan hecho feliz...sólo por existir.

¡Cómo lo estás disfrutando! me alegro, me encanta leerte!!!

Besos

Pilar dijo...

Es que la vida no es simple, ahora estupendo luego fatal, sino una combinación de todo.
La maternidad es uan experiencia global que te cambia profundamente, pero no es un mundo de color roza o azul celeste, duele, cansa y asusta, pero cuando ya no puedes más, lo miras, te mira y...compensa.

Me alegra saberte mejor, es una etapa dura de la que poco a poco se va saliendo, eso sí, llena de momentos mágicos.

Elena-Z dijo...

Cuando nació mi hija una amiga me dijo que nunca más sería capaz de recordar mi vida cuando ella no estaba.
Y es cierto... no concibo mi vida sin mi hija. No puedo.

Por muy duro que sea al principio... por Dios si compensa... un sólo abrazo suyo te compensa una vida entera...

florci dijo...

si que es verdad que una se convierte en una automata el primer mes, pero luego, cuando poco a poco las cosas van cambiando es cuando empiezas a disfrutarlo, a pensar en ello, a ser consciente de que estas completamente enamorada de esa personita tan chiquitina que te reclama a cada momento. No se, no puedo describirlo pero la maternidad es algo precioso.

me alegro de que vaya todo bien, que se haya pasado unpoco la angustia del primer contacto y acoplamiento a horarios, lactancia, rutinas...y ahora estes disfrutando de tu pequeñin.

un besazo enorme