miércoles, 16 de enero de 2013

Hay tantas cosas que me gustaría contar...

Y por falta de tiempo no puedo.
Anoche reflexionaba sobre lo vivido hasta ahora, los cambios producidos y las sensaciones que día a día van surgiendo.
Y son varias personas las que me han dicho que "he nacido para esto" para la maternidad se refieren... y yo la verdad que aunque siempre he querido ser madre y era uno de mis grandes objetivos en la vida, una vez que estas en el "fregao" te das cuenta de que para esto no ha nacido nadie, y por otro lado todas las mujeres por el hecho de serlo tienen la capacidad de ser madres, (al igual que los hombres padres), pero centrándonos en lo físico pues obviamente la mujer lleva toda la carga. Es decir que si, que todas tenemos esa posibilidad, pero ahora se que por muy "entregada" que seas a la causa o que siempre hayas querido ser madre, no tiene NADA que ver de lo que te imaginas a lo que es.
Algunas cosas sí, obviamente, como el cambiar pañales, acunar, mecer, cantar, pero en el ANTES, es decir en lo que yo me imaginaba que sería y lo feliz que me haría tener un hijo no tiene comparación a lo que realmente es. Es realmente duro el primer mes, y mas si como yo lo he vivido sin el apoyo de mi madre, porque ella me sustituye a mi en el trabajo y se juntó que ese mes fue realmente duro en el trabajo, se juntó todo la verdad aparte de que la noto tan miedosa por todo lo que le pase al niño que apenas lo cogía y sentí un rechazo hacia el niño, que se que no es así, pero me cabrea que no sea más resolutiva con el niño y sí con  otras cosas en la vida, pero volviendo al tema, a partir del mes se empieza a disfrutar, a tener momentos realmente mágicos y que cada día son más y más, y que realmente no te puedes creer que tu cuerpo haya creado a otra personita que desde que ha nacido tiene sus gustos y sus formas y haya salido de tu cuerpo y viva ahora ahí al ladito, mirándote y sonriéndote a tu lado... es algo que me sigue fascinando y que creo que soy yo un poco rara porque las mamas que ya tienen niños más grandes parecen haberlo olvidado, el día a dia y la rutina hace que todo parezca "normal", pero realmente es un milagro de la vida que esto ocurra, y cada dia me siento más orgullosa y poderosa el ser mujer. Orgullosa de haber podido con todo, y seguir adelante, y me siento ahora muy poderosa sobre todo por poder dar el pecho como yo quería que fuese, FELIZ, sin dolor, con verdadero placer cuando veo a mi niño buscar el pecho y su cara de relajación y saboreando la leche y sonreír mientras mama...es de verdad una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida y me siento feliz de ser mujer, aún con mi sobrepeso, mis estrías, mis dolores, y todo lo demás... y no será porque en mi entorno me hayan apoyado mucho que digamos, porque a la que te descuidabas te sueltan un "pues dale un biberón! y fuera!" y ni mi suegra, ni mi madre me entienden porque vivieron otras maternidades, aunque me hayan apoyado en el sentido de que hiciera lo que yo quisiera y que no me traumatizase si no le daba biberón, la tendencia general a mi alrededor era de que dejase de intentarlo y de sufrir y que le diera biberón. Ahora me alegro tanto de ser una cabezona, no he puesto tanto empeño en mi vida como en este tema y no es sólo por lo leído y lo que te cuentan en las clases preparto, sino que algo en mi interior me lo decía, me lo gritaba. Y le sigo dando biberones que conste, que yo no soy una Talibana de lactancia materna, pero me alegro no haberme perdido darle el pecho con placer, haberlo conseguido...

La soledad es muy mala amiga de un postparto y un jaleo hormonal del copón. Ahora con un poco de distancia me doy cuenta de que es como las primeras veces que te venía la regla (y encima adolescente) que a medida que te van pasando mes a mes te vas conociendo y sabes que las malditas hormonas son las que te juegan una mala pasada, porque a mi me daba por pensar unos días antes de bajarme que se me iba a morir toda la gente a la que quería, pensamientos oscuros, que a medida que ha ido pasando el tiempo cada vez que aparecen los mando a tomar viento fresco.
Pero claro, un postparto no lo había tenido jamás! es como diez reglas juntas, sin dormir y con la angustia de que un ser minúsculo se te va a morir en cualquier momento, bien porque no coma, porque se asfixie, porque se te caiga, porque se trague una pelusa y se ahogue etc. etc. etc...
Y es que vivimos en una sociedad super chula y super moderna y somos las mujeres las primeras en tirarnos piedras a nosotras mismas. Tu misma te dices "yo puedo con esto, no necesito ayuda de nadie" porque hasta ahora, has estudiado, trabajado y resuelto tu solita tus problemas, bien con ayuda de tus padres si.. pero de otra forma... y que no me agobien las visitas ni mi suegra que yo quiero estar a solas con mi bebe. Y te das cuenta de que las visitas agobian si, pero tambien son una fuente de noticias del exterior, de que si vienen y te ayudan en lo que sea, como por ejemplo a traerte comida, o recogerte un poco la cocina, son la mejor ayuda que te pueden dar, o bien contarte su dia, lo que pasa en el exterior de tus cuatro paredes y te hacen reir un ratito...Te das cuenta de que como dice el lema del mothercare de un proverbio africano para criar a un niño hace falta toda la tribu.
Se ha creado una sociedad de separación, y sobre todo si la mujer tenía presión en general, lo de ahora es ya la repera que además de ser trabajadora no puedes permitirte el lujo de querer a tus hijos, que lo de decir ahora pues me importa bastante menos mi carrera profesional que mis hijos está mal visto. Tienes que tener hijos pero no darle el pecho, no vayas a ser como las gitanas!  que hasta me ha contado una amiga que ha llegado a conocer a gente que le da ASCO que su hijo chupase de "ahí..." la gente está mu loca.., e intentar llevar la vida de antes, y es que no es que no se pueda (que es bastante dificil) es que NO QUIERO, mi instinto, mi mente, mi cerebro, todo mi ser sólo quiere estar con mi hijo, vivir dia a dia sus avances, y la baja maternal es sinceramente una patata, y se que las empresas en realidad tampoco tienen la culpa, porque se lo que cuesta el personal en plantilla y lo que supone tener que contratar a otra persona para suplir un puesto, y claro tal y como estan las cosas que nos vamos a quedar sin sanidad pública como para decir que el estado soporte esa carga sobre todo para las pymes, que como siempre somos las que cargamos con todo el peso...
Volviendo al tema, son tantas y tantas cosas las que hay que contar de la maternidad, más que contar yo diría que vivir y sentir. Y sobre todo las madres nos tenemos que apoyar las unas a las otras, al igual que las mujeres en general vaya...pero nos necesitamos ..

Ala ya se acabó el pedazo entrada mística de hoy jejej

2 comentarios:

M Luz dijo...

Tienes razón, todo "se olvida" (entre comillas) y vuelves a recordarlo cuando tienes un bebe en tus brazos (aunque sea ajeno). Hoy en una reunión que he tenido ha venido una de las compañeras convocadas con su niña de 20 meses y los instintos han vuelto a aflorar ainssss qué ricura de niña...por eso siempre recomiendo aprovechar cada minuto y cada segundo e intentar grabar en tu recuerdo el crecimiento y evolución de tu hijo, porque de repente un dia lo ves afeitándose y el bebe de entonces ya no volverá jamás

Uma dijo...

Yo no sentí dificultades al principio,yo tampoco tuve apoyos ni casi visitas y era requetefeliz, yo debi tener subidon postparto, la lactancia que era lo que me hubiera preocupado fue bien desde el principio y la niña crecía sana, grande, feliz y simpatica, fue una niña facil y adorable.
Yo reconozco que empiezo a ver dificultades ahora...por autoexigencias, pq queria ser una madre perfecta y es imposible, pq a veces me agoto, pq la mayor parte de las veces no se que hacer ni si lo hago bien, pq me da miedo provocarle algo irreparable en su personalidad!
pq no tenemos a la tribu cerca, por taaaaantas cosas! en fin! es un laaaargo camino!
Besos