martes, 17 de junio de 2014

Reír pero de verdad

Que conste que no he bebido alcohol y no estoy en plena exaltación de la amistad de las 3 de la mañana...
Dicho esto:

Soy una persona afortunada en la vida, en casi todos los ámbitos, pero creo que en el que más soy afortunada es en tener unas amigas íntimas, y una de ellas se nos casa en septiembre.
Del sábado al lunes hemos estado de despedida de soltera y nos hemos ido nada más y nada menos que a Bruselas (que rollo no?) pues no, ademas de ser una ciudad sorprendentemente bonita, pudimos ir a visitar también Gante y un poco de Brujas. Nos encanta viajar y nos apañamos en plan super low cost pero no nos perdemos nada, ademas de degustar unas cuantas cervezas, bailar un poquito de noche, y hacer el ganso a mas no poder...
Se que si hubiera ido a unas cuevas abandonas en mitad de la nada hubiera vuelto con la misma sensación que ahora... Felicidad absoluta, cosquilleo de recordar anécdotas, con los pulmones ensanchados y agujetas en la tripa de reir unas 20 horas al día seguidas, pero no reír así como si nada, no no, reir de las tonterías que decimos y hacemos, de dolerme la garganta de no parar de hablar, de haberme hecho una limpieza de espíritu y alma por completo.
Porque la mayoría de las veces por desgracia somos los pañuelos de consuelo de las unas a las otras, porque nos ayudamos y nos queremos profundamente, son las hermanas que nunca he tenido y que siempre quise tener.
Tengo mucha mas gente alrededor que también son muy importantes para mi y no significa que no las quiera, que conste. 
Pero ellas, y son tres, y cada una totalmente distinta a la otra, me complementan, me aportan cosas distintas., y todas bonitas.
Ahora estoy depresiva, y me siento sola después de tres días "dándolo todo" durante 24 horas que claro ahora una se siente desorientada y sola.
Son tantas cosas las vividas y de las que nos reiremos durante tanto tiempo que estoy deseando de volver a verlas y pasar tiempo juntas.
Por desgracia la vida no nos lo permite, entre unas responsabilidades y otras no podemos vernos tanto como deseásemos, pero gracias al wassap y a nuestra inquebrantable amistad (que ya dura casi 15 años) cada vez que nos vemos es como si no hubiera pasado el tiempo entre nosotras y eso no tiene precio.
No hay nada mas sano y depurante que una panzada a reir de las buenas, de las que te hacen llorar, de las que te falta el aire y de repente das una enorme bocanada para no morir en el ataque de risa, y de esas voy servida! que guapas sois amigas y que alma tan bonita tenéis!!

Os quiero!